Danlí (El Paraíso), 30 de noviembre. El Gobierno de la República, a través de la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (Sedis) y del Servicio Nacional de Emprendimiento y Pequeños Negocios (Senprende), entregó este lunes el Bono Único electrónico por 2.000 lempiras a más de 5.000 personas en Danlí, departamento de El Paraíso.

Los beneficiados agradecieron al Gobierno porque la transferencia les cae de manera automática, vía mensaje de texto en su celular, y les ayuda a cubrir algunos gastos, pues pueden canjear el bono por alimentos, medicinas, artículos de bioseguridad e higiene en negocios seleccionados.

El Bono Único es una iniciativa del presidente Juan Orlando Hernández para ayudar a trabajadores independientes, de cuenta propia y otros que han visto afectados sus ingresos por las medidas de contención para evitar la propagación de la enfermedad covid-19.

30 01

Un gran alivio

"Es una bendición, es un alivio que nos han dado mediante el presidente de la República porque desde el inicio de la pandemia cerramos nuestros negocios", dijo la beneficiaria Susana Amaya.

Amaya recordó que su negocio lo cerró desde el inicio de la pandemia y aunque ya reabrió, aún no se recupera porque las ventas están bastante bajas.

"Este es un gran alivio", reiteró la beneficiada, "estoy intensamente agradecida".

30 02

Programa transparente

El titular de Senprende, Luis Colindres, detalló que "el Gobierno de la República ha dispensado hoy a más de 5.890 personas el Bono Único electrónico para alimentos, material de limpieza, medicinas, material de bioseguridad".

El funcionario dijo que en la entrega de este bono "existe transparencia porque le llega un mensajito al beneficiario y este lo puede cambiar en las oficinas de Tengo".

"Este proceso cuenta con un aval de las Naciones Unidas y la Universidad de Oxford; es decir, que todo el proceso tiene validaciones técnicas" para hacerlo aún más transparente, aseguró Colindres.

Según la subsecretaría de Sedis, Mariam Valladares, la meta es llegar a beneficiar a más de un millón de hondureños que se dedicaban a actividades individuales pero fueron afectados en sus ingresos por la pandemia.