Advierte ministra de Finanzas:  13.800 millones de lempiras anuales se perderían si se quita impuesto a combustibles

Tegucigalpa, 20 de julio. La ministra de Finanzas, Rocío Tábora, advirtió hoy que la eliminación del impuesto del combustible, como demanda el sector del transporte para que baje el precio de ese producto, pondría en serios problemas a la economía de país porque representaría una pérdida de 13.800 millones de lempiras anuales.

La funcionaria indicó que esa pérdida afectaría el proyecto de Presupuesto General de la República y aconsejó que lo más conveniente es dialogar con el sector y lanzar un nuevo sistema de transporte que sea “integrado y seguro para los consumidores”.

“Con ellos está pendiente la importancia, en el caso de Tegucigalpa y San Pedro Sula, de tener un nuevo sistema de transporte, algo integrado”, reiteró.

“Hemos estado listos para, en el caso de Tegucigalpa, iniciar la conformación de un fideicomiso en el que progresivamente tenemos que poner como Gobierno hasta 360 millones de lempiras para apoyarles en la adquisición y el préstamo de una nuevo flota”, manifestó.

Recortes

Tabora lamentó la toma de calles y carreteras en diferentes puntos del país por parte de los transportistas.

Reafirmó que eliminar el impuesto del combustible “sería lamentable, yo tendría que empezar a hacer recortes de todo tipo. Esos 13.800 millones (de lempiras) equivalen al 60 % del Plan de Inversión Pública”.

“He estado muy preocupada porque con el 1.5 % (del Impuesto Sobre la Renta que se quitó a los empresarios) empezamos a hacer los recortes porque esa medida tendrá un impacto al final del año de más de 1.200 millones de lempiras; yo ya recorté los primeros 550 millones, obviamente, lo hice al gasto operativo, gastos de viáticos y otros”, explicó.

Aportó que los 13.800 millones de lempiras que se perderían si se suprime el impuesto al combustible, más los otros 700 millones del 1.5 %, “realmente ponen en aprietos el funcionamiento y la estabilidad de las finanzas públicas”.

Por otra parte, la funcionaria citó que el nuevo representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Eduardo Almeida, mostró su anuencia de agregar al fideicomiso del transporte ocho millones de dólares y que se pueda comprar la nueva flota.

“Acordamos las exoneraciones para esas importaciones y sus insumos”, dijo Tabora.

Agregó que “estábamos esperando que ellos (los transportistas), después de varios viajes que han hecho a diferentes países (en busca de la nueva flota), que se pusieran de acuerdo entre ellos para la adquisición de esto; nosotros estamos listos con el dinero para ello”.