Tegucigalpa, 6 de agosto. Impulsar acciones que fortalezcan las acciones de Gobierno enfocándose en ocho sectores claves, entre ellos salud, educación, empoderamiento económico y social de las mujeres, desarrollo de las comunidades, y promover la inclusión y una cultura de paz son parte de los compromisos adquiridos en la Alianza Alma.

Alma es una iniciativa que surgió de la Reunión Virtual de las Cónyuges de Jefes de Estado y Representantes de Latinoamérica que se desarrolló este martes con el objetivo de sumarse a los esfuerzos mundiales para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 que impulsa la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La primera dama hondureña, Ana García de Hernández, invitó a sus homólogas a que se le dé continuidad a esta reunión en la 74° Asamblea de las Naciones Unidas que se llevará a cabo en Nueva York en septiembre próximo.

Esta es la primera cumbre virtual de esta índole que se realiza en América Latina y contó con la participación de las cónyuges de los mandatarios de Argentina, Juliana Awada; Brasil, Michelle Bolsonaro; Chile, Cecilia Morel Montes; Colombia, María Juliana Ruiz; Costa Rica, Claudia Dobles Camargo; Ecuador, Rocío González; Guatemala, Patricia de Morales, y Honduras, Ana García de Hernández.

Además, participaron las cónyuges de los gobernantes de Panamá, Yazmin Colón de Cortizo; Paraguay, Silvana Abdo; Perú, Maribel Díaz Cabello; República Dominicana, Cándida Montilla, y la presidenta del Senado del Estado Plurinacional de Bolivia, Adriana Salvatierra Arriaza.

Durante el encuentro virtual las esposas de los mandatarios de Latinoamérica emitieron una Declaratoria en la que manifestaron su interés de estrechar los lazos de colaboración para facilitar el intercambio de buenas prácticas y experiencias a fin de crear las sinergias necesarias para apoyar los esfuerzos de los Gobiernos en la implementación de la Agenda 2030.

Compromisos

En ese sentido se comprometieron a impulsar acciones para apoyar las iniciativas conjuntas y secundar de manera eficaz los esfuerzos de las autoridades y entidades competentes de cada Estado en ocho puntos claves: Salud y bienestar; Educación inclusiva; Empoderamiento económico y social de las mujeres; Asistencias a víctimas de desastres; Cultura de paz; Desarrollo de comunidades inclusivas; Inclusión y equidad, y Alianzas con los organismos.

El componente de salud y bienestar abarca la promoción del acceso universal a la salud, acceso a vacunas y medicamentos, el cuidado integral de la primera infancia, el fortalecimiento en la seguridad alimentaria en el hogar y el aumento en el acceso al agua potable y segura.

En materia de educación inclusiva se refirieron a impulsar iniciativas que garanticen la calidad desde la primera infancia, el pluralismo de los valores culturales y patrimoniales con acciones enfocadas a promover el arte y el deporte como herramientas necesarias para el desarrollo integral.

A través del empoderamiento económico y social de las mujeres, las cónyuges de los jefes de Estado y de Gobierno de Latinoamérica buscan promover el pleno desarrollo y eliminar toda forma de discriminación y violencia contra las mujeres y las niñas, elemento fundamental para el desarrollo sostenible.

Asimismo, destacaron el desarrollo de comunidades inclusivas, seguras, libres de todo tipo de violencia, resilientes y sostenibles brindando particular atención a los adultos mayores, a los niños y niñas, jóvenes y todas las personas en situación de vulnerabilidad y riesgo con la colaboración de entidades públicas, sociedad civil y organismos de cooperación internacional.

También se refirieron a la promoción de la cultura de paz y el respeto de los derechos fundamentales, promoviendo la tolerancia y el dialogo, y a brindarle asistencia a las víctimas de desastres.

Inclusión y equidad fue otro de los puntos incluidos en la declaratoria, mediante el impulso de intervenciones integrales e intersectoriales que promuevan la mejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias a fin de lograr la inclusión plena y garantizar el ejercicio de sus derechos.

Además, destacaron las alianzas con los organismos regionales e internacionales en los temas de interés común, apoyando los esfuerzos de las autoridades y entidades competentes de cada Estado en dichos ámbitos.

De interés

· En el 2015 los países de la región aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que pone la dignidad y la igualdad de las personas en el centro del debate con una visión transformadora e inclusiva.

· Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible se centran en estrategias para abordar la pobreza, el hambre, salud, educación, igualdad de género, agua y saneamiento, cambio climático, trabajo, crecimiento económico, paz y justicia, entre otros puntos claves.