Tascalapa, Trinidad (Santa Bárbara), 21 de septiembre. El presidente Juan Orlando Hernández reiteró este lunes su llamado a bancos, cooperativas de ahorro y crédito y financieras a que "unamos esfuerzos y apoyemos a los pequeños y medianos empresarios que tuvieron que cerrar su negocio durante la cuarentena, ya que lo hizo cumpliendo la ley y cuidándose a sí mismo y a sus trabajadores".

Esa situación difícil "es un hecho sobreviniente" debido a la pandemia de covid-19, expuso el mandatario en una reunión con autoridades y cafetaleros en la aldea de Tascalapa, municipio de Trinidad (Santa Bárbara), donde conoció las medidas de bioseguridad que se aplicarán para cortar la próxima cosecha de café.

El mandatario les dijo a las instituciones de crédito que "esto no es culpa de nadie, no se trata de un tema de mala administración".

En agosto pasado el Poder Ejecutivo envió al Congreso Nacional el Plan Financiero de Rescate Solidario (FiRS), que busca el alivio de deudas para los hondureños perjudicados por los efectos económicos de la pandemia de covid-19, beneficio que abarcará desde Mipymes hasta quienes tienen una tarjeta de crédito, entre otros.

Hernández aseguró que durante la pandemia los pequeños y medianos empresarios estaban "cumpliendo la ley y cuidándose a sí mismos y a sus trabajadores; es un hecho sobreviniente, que no está en la voluntad de la persona como se dice en Derecho".

"Unamos esfuerzos y apoyemos al pequeño y al micro que eran buenos antes de la pandemia y que ocupan un salvavidas, y no me vengan a decir ahora que no pueden ayudar ahora, si esa gente les ha ayudado tanto pagando intereses", les reiteró Hernández.

Añadió que "el mejor negocio en Honduras son los bancos" porque son los que más intereses ganan, y refirió que no es que sea malo, pero en una desgracia como esta "todos tenemos que apoyar al que más necesita".

"Si al productor, al comerciante, le lanzamos un salvavidas y se recupera, le garantizamos que ese cliente va a seguir siendo bueno, añadió.

Al Congreso Nacional, Hernández le dijo que "es el momento de ponernos del lado de la gente y demostrar que es cercano a la gente".

Reiteró que depende que el Congreso "nos ayude con una ley que envié yo hace unos dos meses", porque de nada sirve tener los fondos si el productor cae en central de riesgos en categoría III o IV, y aunque hayan fondos disponibles nadie les prestará.

"En esas cosas tenemos que hacer causa común", manifestó el jefe de Estado.