Operadores de justicia

Eficiencia y efectividad Fortalecimiento operadores de justicia, factor clave en mejoras de seguridad

Eficiencia y efectividad
Fortalecimiento operadores de justicia, factor clave en mejoras de seguridad

Por primera vez en la historia, Honduras cuenta con una estrategia de seguridad articulada con operadores de justicia fortalecidos, certificados y equipados que han emprendido una guerra contra el crimen reduciendo significativamente los niveles de inseguridad.

El fortalecimiento de los organismos de justicia es un trabajo de años acompañado de la aprobación de un conjunto de leyes, muchas de las cuales fueron impulsadas por el mandatario hondureño Juan Orlando Hernández desde la presidencia del Congreso Nacional.

Entre estas legislaciones, se destaca la Ley de Extradición, Ley de la Policía Militar y del Orden Público, Ley Orgánica de la Policía, y la Ley de la Carrera Policial, así como la creación de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), y la Dirección Policial de Investigación (DPI), el fortalecimiento del Ministerio Público, y reformas en el sistema carcelario.

Al llegar a la Presidencia de la República el mandatario hondureño creó la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA), un cuerpo elite conformada por las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Dirección de Inteligencia, Ministerio Público, Corte Suprema de Justicia, que exitosamente han uniendo todos sus esfuerzos y desarticulando bandas de crimen organizado, maras y pandillas y extorsionadores.

La Policía Militar del Orden Público (PMOP), creada en el 2013, ha sido fundamental en el propósito del mandatario hondureño de devolverles la paz y seguridad a los hondureños, acompañando operaciones especiales que van desde la desarticulación de carteles de la droga hasta la conservación del orden y salvaguardar la seguridad de las personas.

Depuración policial

Un punto clave en este proceso impulsado por el presidente Hernández, es la intervención de la Policía Nacional que había sido filtrado por el crimen organizado y bandas criminales.

Para adecentar la estructura de andamiaje policial, en abril de 2016 se crea la Comisión Especial para el Proceso de Depuración y Transformación de la Policía Nacional, la cual cuenta con el respaldo de la iglesia y sociedad civil.

La reestructuración de la Policía Nacional contempló la evaluación de 9,672 oficiales y agentes, desde generales hasta efectivos de escala básica, a los que se le aplicaron informes de inteligencia, pruebas científicas incluyendo el polígrafo, examen toxicológico, psicométrico y de contrainteligencia.

Todo este proceso dio como resultado la cancelación de 4,392 policías por reestructuración, retiro voluntario u obligatorio, discapacidad total, por cumplimiento de período de disponibilidad o justa causa.

Simultáneamente el Instituto Tecnológico Policial (ITP), trabaja en la formación de nuevos elementos policiales orientados al servicio comunitario, anualmente ingresan a la estructura policial, 2,500 agentes que pasan por un proceso de capacitación de 11 meses, a la fecha se han incorporado a la estructura policial más 7,300 nuevos policías.

Como parte de la formación de cuerpos elites y con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos se capacitó a efectivos de la Policía Nacional y de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) como especialistas en armas y tácticas, siendo el primer grupo agentes Swat, en Honduras.

Mayor eficiencia operativa

El fortalecimiento de los operadores incluye la dotación del equipo logístico que les permita mayor eficiencia operativa, lo que permite tener presencia permanente a nivel nacional.

En este sentido el Gobierno ha hecho una inversión histórica de más de L.7,000 millones en materia de infraestructura, lo que permite tener una Secretaría de Seguridad moderna, científica y tecnificada.

Los recursos para dotar a los operadores de justicia son fondos provenientes del Estado, que incrementó el presupuesto de Seguridad en un 54% destinando más de L.5,900 millones para este sector, el 34% de la Tasa de Seguridad Poblacional y UDS 60 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para proyectos de infraestructura, equipamiento y capacitación.

Parte del presupuesto se destinó en la construcción de sedes policiales con tecnología de punta en Santa Bárbara, Comayagua e Islas de Bahía; en San Pedro Sula y Tegucigalpa se construyeron los centros de operación de la Dirección Policial de Investigación (DPI), y en el Ocotal, Francisco Morazán el edificio de la Dirección General de la Policía Nacional.

Mientras que a nivel nacional se remodelaron 96 estaciones policiales y ya está contemplado construir la Unidad Departamental de Prevención en Gracias, lempiras, el Comando de Capacitación Tigres en Lepaterique, así como tres jefaturas departamentales, tres complejos policiales y 15 edificios en diferentes departamentos para los próximos años.

Investigación criminal fortalecida

Como parte de su estrategia de seguridad en la búsqueda de la paz y la erradicación de la violencia, el presidente Hernández también ha puesto especial énfasis en fortalecer la investigación científica, por primera vez la Secretaria de Seguridad cuenta con dos Laboratorios Criminalísticos de Policía Científica, con tecnología de primer nivel.

El Servicio de Investigación Criminal, a través de la DPI, cuenta con 21 laboratorios móviles que permiten realizar pruebas técnicas y científicas a nivel nacional, lo que asegura el éxito en las condenas de los capturados.

Además la Secretaría de Seguridad tiene un equipo video forense, especialistas en desactivación y post explosión, química forense, fotografía forense, especialista científicos en técnica y medicina forense, así como patrullas con computadoras que cuentan con un archivo criminal con un sistema de alerta.

Sistema Nacional de Emergencias

A esto se le suma el Sistema Nacional de Emergencias 911 (SNE) que realiza un trabajo integrado con Copeco, Cruz Roja, Cuerpo de Bomberos, Policía Nacional, Policía Militar, entre otros cuerpos de seguridad para ofrecer un servicio rápido y eficaz a todos los hondureños.

El SNE cuenta con un centro de video vigilancia con más de 4,000 cámaras que monitorean en tiempo real puntos estratégicos en Tegucigalpa y San Pedro Sula, lo que ha permitido prevenir delitos y resolver varios hechos delictivos.

Además el 911 se ha convertido en un canal que acerca al pueblo con las autoridades y cuerpos de socorro, brindando atención inmediata y oportuna, y contribuyendo a salvar vidas, capturar delincuentes y darle asistencia inmediata y adecuada a más de un millón de personas que han remitido a esta línea sus emergencias.

Estas acciones contribuyeron a que el propósito del Plan de Todos para una Vida Mejor en la búsqueda de la paz y erradicación de la violencia sea hoy una realidad al presentar avances en materia de seguridad, como resultado del trabajo conjunto de operadores de justicia robustecidos.


INFORME 4 AÑOS DE LOGROS

LOGOREVISTA4

Centro de Asistencias 911

911

Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia

dni

policía Nacional

poli1

Sistema estadístico Policial en Linea

sepo1

Policía Militar del Orden Público

pmop1